CHALEMORVA

Los países asiáticos tienen una intensa actividad en lo que se relaciona a prostitución, trato de blancas que no pasa por desapercibida en el mundo, especialmente posr sus grandes redes y la cantidad de mujeres jovenes involucradas en el negocio.

El perfil de la “chicas trabajadoras” de China es casi siempre el mismo: jóvenes de entre 14 y 25 años, sin estudios secundarios y dispuestas a enviar más de la mitad de su sueldo a sus pueblos de origen. Muchas, cada vez más, terminan dejando las factorías para prostituirse. “Es mejor que trabajar en la fábrica”, dicen las muchachas que ya han dado el paso y ofrecen sus cuerpos abiertamente en las calles del centro de Shenzhen.

Se estima que China tiene aproximadamente cuatro millones de prostitutas trabajando como san pei ladies (acompañantes) en hoteles, salones de baile, clubes nocturnos y otros centros de entretenimiento; como encargadas de Relaciones Públicas o "Miss Protocol" en compañías privadas y extranjeras; y como empleadas en casas de masaje y salones de belleza. Los clientes no sólo disfrutan de los servicios sexuales prestados por prostitutas chinas de localidades rurales y pequeños pueblos, sino también del servicio de damas de compañía con buena educación y muy bien pagadas. En muchos bares, pubs o clubes nocturnos también hay gran cantidad de mujeres rusas rubias y de ojos azules, de travestís tailandeses y de niñas de Burma y de Vietnam.

De acuerdo con la Policía, en 1982 se realizaron un total de 11.500 arrestos por crímenes relacionados con la prostitución. Al año siguiente el número de arrestos se había disparado hasta los 46.534 y ha crecido constantemente a lo largo de los últimos años.

El origen regional de las prostitutas refleja claramente que la prostitución es una forma alternativa de empleo para muchas mujeres de regiones altamente pobladas, empobrecidas y remotas y montañosas como las provincias de Sichuan, Hunan y Guizhou. La libertad que trajo la reforma económica generó un altísimo número de personas en busca de trabajo. El gobierno calificó a quienes buscan trabajo de forma zafral, migrante y transitoria como "población flotante" - objetos flotantes humanos - lo que representa cifras estimadas entre 80 y 100 millones de personas en la China de hoy. En las grandes ciudades como Beijing, cerca del 25% de la población constituye "población flotante", es decir, gente que no tiene ni trabajo ni casa en la ciudad. Cuanto mayor es la población flotante, mayor es el número de arrestos por prostitución. Este, sin embargo, no es un fenómeno exclusivamente urbano. A pesar de que las zonas rurales no han sido tradicionalmente consideradas como mercados atractivos para los servicios de sexo ilícito en China, estadísticas policiales sugieren que aproximadamente la mitad de los arrestos anuales por prostitución tiene lugar en zonas rurales.

Se señala, que además, que en China , la prostitución se suele atribuir a la corrupción de los gobiernos locales. Algunos funcionarios creen que ofreciendo prostitución en operaciones de negocios trae beneficios económicos, desarrollando el turismo y creando una buena fuente de ingresos por impuestos. En algunas ocasiones, la policía se ha visto implicada en la gestión de hoteles de categoría alta, donde tiene lugar prostitución, o aceptando sobornos y demandando favores sexuales para ignorar la existencia de actividades relacionadas con el sexo. La corrupción del gobierno también está implicada pero de forma más indirecta — cada vez se abusa más de dinero público para consumir servicios sexuales. Pan Suiming sostiene que China tiene un tipo específico de prostitución que consiste en la disputa entre aquellos que usan su dinero y autoridad para recibir sexo y aquellos que utilizan el sexo para obtener privilegios.

A parte de los incidentes violentos asociados directamente a la prostitución, se ha producido un aumento de las agresiones físicas e incluso asesinatos para robar a las prostitutas.También se ha producido un repunte de los delitos, especialmente relacionados con fraudes y robos por hombres que reciben servicios sexuales y sobornos por parte de funcionarios públicos. Los delincuentes suelen utilizar la falta de interés de los participantes en operaciones de prostitución para llevar a cabo las actividades delictivas. El crimen organizado tiene mucha importancia en China, especialmente en lo relativo al tráfico de seres humanos dentro y fuera del país para ejercer la prostitución. Generalmente a las prostitutas se les fuerza a trasladarse después de ser violadas varias veces. En la China continental está aumentando el número de adictos a la heroína, cuya drogadicción les impulsa a cometer delitos para poder financiarse la droga.

Las enfermedades de transmisión sexual han aumentado conforme aumenta el fenómeno de la prostitución. Los expertos afirman que la prostitución es la vía principal para el contagio del VIH, tal y como ocurren en países como Tailandia y La India. Algunas regiones del país han introducido una política para que el uso del preservativo, inspirado en el éxito tailandés que logró reducir el número de infecciones por VIH. Otras intervenciones se han llevado a cabo en algunos lugares, como la educación sexual, los consejos profesionales y los test voluntarios de VIH.

Wikipedia agrega, que hay mujeres que actúan como segundas esposas de hombres adinerados y en posiciones influyentes, incluidos los gobernantes y empresarios de la China continental, así como hombres de negocios del extranjeros. Esta práctica se define como prostitución debido a que en su mayor parte las mujeres necesitan a un hombre que les provea de sustento económico en forma de pensión regular. Estas mujeres cohabitan frecuentemente con sus "clientes" y en algunas ocasiones tienen ambición de convertirse en la esposa real.

Mujeres que acompañan a hombres de clase alta por un tiempo determinado, por ejemplo, durante un viaje de negocios, recibiendo una compensación económica por ello. Los dos primeros escalones han sido objeto de un acalorado debate público debido a que están explícitamente relacionados con la corrupción gubernamental. Muchos comentaristas han sostenido que estas prácticas son una expresión concreta del derecho burgués. La asociación All-China Women's Federation, que es uno de los principales baluartes del movimiento feminista en China, así como grupos de mujeres de Hong Kong y Taiwán, aúnan sus esfuerzos para erradicar esta forma de concubinato, ya que las consideran prácticas que violan la seguridad económica y emocional del contrato marital.

Mujeres que buscan compradores potenciales de sexo llamando a las habitaciones de un hotel. La práctica común es sólo un contacto sexual, aunque también se ofrecen servicios de toda la noche por los que se paga habitualmente el doble o el triple del precio individual.

Mujeres que trabajan en lugares que ofrecen servicios sexuales comerciales bajo el sobrenombre de masajes, gimnasio, sauna, barbería, peluqueríay termas. Los servicios habituales son la masturbación y el sexo oral.

Mujeres que se ofrecen a los hombres en las calles.

Mujeres que venden sexo a trabajadores de barrios bajos o zonas rurales.

Los dos últimos escalones se caracterizan por ser exclusivamente para conseguir dinero u otro tipo de recompensa material. No están relacionados explícitamente con la corrupción del gobierno, ni el nuevo sector de negocios chinos. Las mujeres clasificadas en los dos últimos escalones venden sexo a cambio de pequeñas sumas de dinero, alimentos o refugio.

La prostitución sólo se convirtió en un objetivo especial con régimen estatutario a principios de los 90. Como respuesta a la solicitud del Ministerio de Seguridad Pública y a la asociación All-China Women's Federation, el congreso legisló ampliando los controles a la prostitución: La decisión sobre la prohibición estricta de la venta y compra de sexo de 1991 y la decisión sobre el establecimiento de castigos severos contra los que prostituyan o trafiquen con mujeres y niños, del mismo año. Añadiendo peso simbólico a estas regulaciones, en 1992 se creó la Ley sobre la protección de los derechos e intereses de las mujeres, que define a la prostitución como una práctica social que viola los derechos inherentes de las mujeres en el ejercicio de su personalidad.

La reforma del código penal chino en 1997 mantiene el delito de participar en acciones de prostitución como tercero. La pena capital puede ser el castigo en estos casos aunque se usa solamente en casos de actividades de prostitución organizada o que presenten actividades criminales adicionadas, como delitos continuados, violaciones y lesiones serias. Las actividades de las prostitutas y sus clientes siguen estando reguladas por el Derecho Administrativo, con la excepción de aquellos que venda o compre sexo con el conocimiento certero de que está infectado por una enfermedad de transmisión sexual y aquellos que practiquen sexo con menores de 14 años.[ Desde 2003, se persigue la prostitución homosexual masculina.

El código penal del 1997 codificó normas de la decisión de 1991, estableciendo un sistema de control sobre lugares abiertos al público, especialmente lugares de ocio. El último objetivo consiste en terminar con los beneficios que obtienen los empresarios, generalmente hombres, por encubrir la prostitución de terceros. La intervención gubernamental en los negocios de ocio tiene su concreta expresión en las regulaciones concernientes a la gestión de lugares públicos de entretenimiento de 1999. En ellas se consigna una gran variedad de prácticas comerciales susceptibles a encubrir la prostitución. Estas leyes se han reforzado a través de medidas de inciden directamente en la organización interna de los locales de ocio.